*

Buen Santa Fe

Portada  |  30 julio 2021

Adicciones: "Muchas veces hay que tomar decisiones por sobre la persona"

Osvaldo Chiarlo, Director de ABRA y Licenciado en Psicología, explicó que los pacientes de salud mental pueden elegir "qué atención transitar" pero que "hay veces en que es tanto el avance de la enfermedad que esto se pone en crisis".

Luego de lo ocurrido con Chano, el ex cantante de Tan Biónica que recibió un disparo de un policía que acudió a su domicilio a partir de un llamado, se pusieron de manifiesto los métodos de abordaje de pacientes de salud mental. Para conocer detalles en este sentido, y comprender cuándo alguien del círculo íntimo se encuentra en situaciones traumáticas, Buen Santa Fe dialogó con el Licenciado en Psicología Osvaldo Chiarlo, que es director de ABRA, Asociación que trabaja en personas con adicciones.

"Yo tengo un posicionamiento filosófico que, ante determinadas situaciones traumáticas, siempre suelo preguntarme 'para qué pasa'. Tanto en la situación de Maradona como Chano, nos pone un poco en relieve sobre qué hacer ante aquella realidad donde la enfermedad avanza tanto donde uno tiene que tomar decisiones que muchas veces es tomarla por sobre la persona. En este caso, sería el paciente identificado", comenzó diciendo Chiarlo.

En cuanto a las decisiones a tomar para con esta persona, explicó que "no solamente es la familia lo fundamental. Lo que suele darse como síntoma de la enfermedad es un síndrome depositario: la familia intenta depositar responsabilidad hacia afuera. Muchas veces en equipos interdisciplinarios. La responsabilidad es co-construida entre la familia, el paciente identificado y los equipos de salud. Muchas veces llega un momento en que el síntoma es no tener percepción de riesgo: la persona puede elegir qué tipo de dispositivo o atención puede transitar. No obstante, hay veces en que es tanto el avance de la enfermedad que esto se pone en crisis y es donde un equipo interdisciplinario o la persona tiene que tomar la decisión: el síntoma es que la persona no es libre de elegir qué tipo de atención recibir".

En este sentido, lamentó el tratamiento del tema Chano. "Lo que he escuchado esta semana e inclusive ha visto videos de colegas: mucha falta de profesionalidad y sensibilidad humana: básicamente, la Ley de Salud Mental pone el foco en el derecho de los pacientes de salud mental. En el siglo XX, no tenían derechos. O no eran tenidos en cuenta. Quiero mencionar que, en salud mental, es increíble la falta de especificidad y de conocimiento que se tiene. Claramente, hablar no significa que uno sepa: hay que ver el contenido de una palabra para poder discernir si la persona que está hablando tanto, lo hace con contenido y conocimiento".

"Se dice que la Ley de Salud Mental no da maniobra a equipos interdisciplinarios. En realidad, cualquier equipo puede internar involuntariamente a una persona y durante diez horas se tiene que informar a un juez sobre la internación involuntaria que se hizo, porque se estuvo sacando los derechos de la persona. Hay personas capacitadas o la familia que eligieron por esa persona. Yo la veo como hasta obvio, lógica, que se tomen diez horas para informar al juez. Y el juez tiene dos días para informar si va a continuar la internación", continuó explicando Chiarlo.

Además, clarificó que "cuando se dice que no se puede internar, se está desconociendo. Si después no hay una articulación de los sistemas, llámese de salud, emergencia o seguridad, para llevar a cabo este tipo de intervención terapéutica para evitar un mal mayor, es otro análisis. Pero decir que no se puede internar es un desconocimiento".

Con respecto a cómo deben actuar las familias, brindó una serie de pasos. "En primera medida de hacer el ejercicio de reflexionar, de aceptar que vivimos en una cultura del consumo y nadie está exento de padecer el problema del consumo. Aceptarlo es estar más consciente del segundo punto: que es reflexionar qué tipo de relación tengo con el objeto, ya sea internet, marihuana, alcohol. Es detenerse y decir ‘¿esta relación, se ha ido incrementando?' '¿Para qué lo hago?'. A partir de esa conclusión, el tercer punto: darnos cuenta que es un problema de salud mental. No es de moral. Lo que uno puede hacer es consultar. Así como nos duele la panza, que aguantamos hasta ir a la guardia o médico de cabecera, lo mismo tiene que pasar con el tema del consumo. Bajar la vergüenza y consultar. Hacer un diagnóstico. Esas son las herramientas, que empiezan a encender la alarma y evaluar cómo está el vínculo con ese objeto".

A partir de esto, destacó la importancia de un diagnóstico precoz. "Nosotros dejamos pasar muchas veces y en determinados casos, esta problemática es crónica. Por supuesto que se sale, pero esto es un cáncer social. Hay cánceres biológicos donde no se sale y lo que uno tiene que hacer hay que acompañar la calidad de vida de una persona. Eso sucede en los consumos problemáticos y en las adicciones. Para que no se llegue al avance de esto, se tiene que hacer un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno".

Finalmente, detalló sobre indicios que adelantarían que algunas personas pueden estar padeciendo estos traumas. "Yo puedo dar una lista de cuando empiezan a haber cambios actitudinales. Pérdidas de motivación, faltas al escenario laboral o pérdida de calidad laboral productiva, ausencias en escenarios familiares, incremento de irritabilidad, insomnio, aislamiento. Es una lista. El tema es diferenciar es si esto se debe por causa de consumo o por causa de crisis que atravesamos los seres humanos cada siete o diez años. Hay un mito: 'si la persona no tiene voluntad, no puede hacer nada'. No tener voluntad, técnicamente sería no tener conciencia: es un síntoma de la enfermedad y cuando la enfermedad avanza, este síntoma se sostiene cada vez más. Uno tiene que intervenir en la familia o en el contexto de la persona". 

MIRÁ TAMBIÉN

"En vez de ayudar a Chano, le dieron un tiro", dijo Hernán "El Loco" Montenegro

"Que hagan algo con la Ley de Salud Mental", dijo la mamá de Chano

Comentarios