*

Deportes

Portada  |  23 mayo 2020

Solidarios: De jugar al rugby a convertirse en embolsadores de papas

Un grupo de jugadores de SFRC con la colaboración de entrenadores y dirigentes realizaron una actividad inusual para ellos.

El pasado fin de semana, un grupo de jugadores de Santa Fe Rugby Club fueron invitados por el Banco de Alimentos de Santa Fe a realizar una actividad inusual para ellos: participar en un rescate de papas frescas. ¿En qué consistió la misión?

Concretamente, llegó un camión con 30 toneladas de papas y los voluntarios tuvieron que embolsar las mismas de 20 kilos. Cabe consignar que junto a los jugadores, participaron también los entrenadores, gerentes y dirigentes del club de la ovalada.

Pablo Pfirter, el entrenador principal del equipo, sostuvo que "nos pareció muy buena la iniciativa para, desde el rugby, poder hacer algo útil para la sociedad y sobre todo, si era necesario, poder usar nuestro entrenamiento para cosas que sirvan más allá de jugar al rugby".

"Fue todo muy positivo, de hecho terminamos el trabajo mucho antes de lo planificado. El domingo a la mañana ya teníamos armadas algo más de 1300 bolsas ", sostuvo. 

Ver esta publicación en Instagram

El último fin de semana en la Estación Belgrano, e invitados por el Banco de Alimentos de Santa Fe (BASFE), un nutrido grupo de jugadores de nuestro Plantel Superior, junto a miembros del staff de entrenadores, managers y dirigentes, participó de un rescate de papas frescas. Llegó al lugar camión con casi 30 mil kilos de papas. Nuestros voluntarios realizaron el embolsado de las mismas de a 20 kilos. @ppfirter - Entrenador Principal del PS: “Cuando nos invitaron no dudamos en sumarnos; primero porque es una actividad solidaria que significaba ayudar para que le llegue alimento a varias instituciones que le dan de comer a mucha gente necesitada. Esa fue nuestra principal motivación para colaborar. Obviamente nos pareció muy buena la iniciativa para desde el rugby poder hacer algo útil para la sociedad y sobre todo, si era necesario, poder usar nuestro entrenamiento para cosas que sirvan más allá de jugar al rugby. Y fue algo muy útil también para, si bien estábamos en grupos separados, vernos la cara y hacer una actividad física y de distracción”. “Concretamente tuvimos que embolsar todas las papas que llegaron en bolsas de 20 kilos. Nos dividimos en turnos de tres horas donde participaron unos 45 jugadores más dirigentes y muchos de los que conformamos el staff de entrenadores. Fueron realmente dos jornadas muy lindas, de trabajo duro, pero lleno de sensaciones muy buenas, de vernos la cara nuevamente en persona, más allá de estar en contacto a través de las pantallas vía zoom fundamentalmente. Fue todo muy positivo, de hecho terminamos el trabajo mucho antes de lo planificado. El domingo a la mañana ya teníamos armadas algo más de 1300 bolsas. Ojalá podamos ser invitados nuevamente a colaborar y de esa manera sumar nuestro granito de arena para la sociedad en estos momentos tan difíciles que sabemos que se necesita”.

Una publicación compartida por Santa Fe Rugby Club (@sfrc_oficial) el

Comentarios