*

Espectaculos

Portada  |  04 julio 2020

“Mi vida con coronavirus”: la crónica de la China Ansa desde su casa

La China Ansa fue diagnosticada con Covid-19 y desde ese primer momento decidió poner en palabras todo lo que le sucede con la enfermedad en una especie de diario íntimo que eligió compartir con sus seguidores.

"Existe una vida A.C (antes del coronavirus) y ya existirá otra D.C (después del coronavirus), mientras tanto, les cuento mi experiencia C. C (con coronavirus" escribe nuestra compañera y columnista de El Noticiero de la Gente en sus posteos diarios en Instagram donde muestra la intimidad de su casa y lleva un registro de sus síntomas a lo largo del día.

Si bien cuando recibió el resultado del hisopado no tenía síntomas y se encontraba sola en su casa, con el paso de los días (ya lleva siete de aislamiento) algunos malestares se le fueron presentando.

Ella lo cuenta con sus propias palabras y transmite sensaciones, pensamientos y también muestra el apoyo de la gente que la quiere y de sus seguidores.

COVID-19.

Día 1- MI VIDA C.C. ( con coronavirus )

Querido diario, el día 27 de junio di positivo de Covid-19. El virus llegó a mis treinta años, trabajando en un prestigioso canal de noticias y en medio de una cuarentena rigurosa en Argentina.

Y entonces acá, asintomática pero infectada, pienso en Brasil, en Estados Unidos. Pienso en la situación que están atravesando en sus sistemas de salud y la enorme circulación comunitaria cada día más incontrolable. Pienso en las personas de riesgo, en lxs adultos mayores, lxs inmunodeprimidos. ¡Qué importante que es quedarse en casa!

Mi aislamiento ahora pasó a ser obligatorio y estricto hasta que me den el alta, y me sorprendió con tres bananas, dos manzanas y absolutamente nada en el freezer. Con mucha furia en la heladera sumo tres cebollas moradas y dos huevos A.C (Antes del Coronavirus. Quizás antes de tener treinta. Sinceramente, deben estar podridos).

De cómo quedé desabastecida en mi nueva cuarentena

Cuando mi mamá comenzó a sentirse mal y quedó aislada en un hotel en CABA; automáticamente preparé dos bolsos de abrigo, toda la comida que tenía en la heladera y se lo envié a la calle Alsina. Era lo lógico, ella estaba en aislamiento y yo podía circular. Esos días fueron un infierno, sin embargo mi vieja sacó fuerzas de donde no pudo y pasó la crisis fingiendo la misma e idéntica sonrisa las 72 horas para no preocuparme. Finalmente, la cuestión se dio vuelta; mamá (con mis abrigos y la comida que estaba en mi heladera), dio negativo y mi hisopado, positivo.

Si se habrán dado vuelta las cosas que ahora soy yo la que, con la misma e idéntica sonrisa, le repito una y otra vez:  "Estoy perfecta, ¿o acaso no lo ves?”

Cuando ser positivo de Covid te convierte en el Diego

El día uno de coronavirus, a pesar de no haber presentado síntomas, fue bastante caótico. El teléfono no paró de sonar UN SEGUNDO. Literal, sonó constantemente, las 24 horas. Amigxs, familiarxs, colegas, compañerxs, ex compañerxs. Prensa incluída. Lo positivo (además de mi hisopado) el día 1, me fui a la cama con CERO síntomas.

DÍA 2- Domingo 28/6/2020

Querido diario, día dos C.C esta historieta está empezando a cambiar. Amanecí con dolor de cabeza. Después se fue, pero al rato volvió. Hasta las seis de la tarde, dentro de todo, me sentí bien. Me llegaron regalos de todo tipo y me mantuve entretenida con eso y haciendo videollamadas con mis amigas. También le dediqué un tiempo a especular qué vecinos me quieren dar una mano y cuáles me quieren echar del edificio. No tuve apetito en todo el día, pero principalmente porque cada cosa que quise ingerir le sentía gusto a plástico. Como con casi todas las enfermedades, llegó la noche y mis síntomas se agudizaron. Me arde la garganta. Pica, mucho, en la parte trasera de la boca. Tengo sabor ácido constantemente. Por momentos la molestia se va pero llega el dolor de cabeza.

Siendo las cinco y cuarto de la mañana, tengo un ardor insoportable en la boca del estómago. Acidez, fuego; llega hasta la garganta y no me estaría dejando dormir. Pica la garganta y la cabeza que no para de laburar.

"Existe una vida A.C y ya existirá otra D.C, mientras tanto, les cuento mi experiencia C. C"

DÍA 3: Lunes 29/6

Querido diario, hoy fue un día de desánimo. Durante toda la jornada no habré caminado más de diez pasos. Yendo de la cama al living, BIS. Sentí mucho cansancio tanto mental como corporal. Intenté sentir el gusto de las cosas: Probé un café más fuerte, una yerba distinta, me desesperé tanto por sentir algún gusto que sumergí un pedazo de tarta en mostaza, a ver si cambiaba algo. Pero nada, sentí que mastiqué bolsas ziploc todo el día. 

Entrada la tarde llegaron las recetas y los medicamentos para aflojar un poco los dolores. Dos horas más tarde, me hicieron controles por videollamada. Aún me sorprende la nueva era, donde una médica te mira por una pantalla y evalúa la evolución del COVID-19. Muy extraño todo.

Lo que me quedó rebotando en mi cabeza las últimas 48 horas son las palabras positivo y negativo y de ahí, todas sus rarísimas (aún no entiendo) combinaciones. Falso-Positivo Falso-Negativo; es Positivo pero es Negativo. Creo que escuché esas palabras demasiadas veces y me recuerda a la espera, la angustia y el miedo. 

Ahora, en el día tres C.C acá sigo, más Positiva que nunca (para variar una palabra familiar), aún cuando la noche cuesta y una vez más abrí los ojos a las cinco y cuarto de la mañana para esperar a que pase el dolor.

Estoy transitando el día cuatro y estoy increíblemente mejor. Soy otra persona, el único síntoma que aún persiste es la pérdida del gusto, pero tengo apetito. MUCHO. Mañana les voy a estar contando cómo mejoré y qué cosas realmente locas han pasado por mi cabeza desde que empezó todo esto. Gracias por los mensajitos llenos de amor. Los quiero mucho.

Existe una vida A.C y ya existirá otra D.C, mientras tanto, les cuento mi experiencia C. C

DÍA 4: Martes 30/06

 Querido diario, las cosas dieron una nueva vuelta. Hoy me siento bien aunque aún estoy transitando la enfermedad y todavía cualquier cosa que consumo tiene gusto a plástico.

Entre tantas cosas que uno piensa cuando está en esta situación aparece la pregunta, ¿Cómo me contagié?  ¿Con quién tuve contacto? No les miento, esto estuvo dando vueltas en mi cabeza de una manera desesperante. Tejer. Tejer esa red. Buscar un "culpable", encontrar la punta del ovillo. Ir para atrás en tu cabeza, algo así como ese momento de desesperación porque no te viene y sacás la cuenta de los días que pasaron desde la última vez. La sensación de sentirse unx mismx culpable, porque al no haber tenido síntomas al principio, ¿cómo puedo saber desde cuándo está en mi sangre? ¿Puedo ser la razón de que alguien esté contagiado? Una desesperación que difícilmente pueda ser expresada en la palabra escrita. Y entonces vas para atrás y pensás "¿Habré lavado mal el paquete de arroz?", "¿o será que canté un solo Feliz Cumpleaños en vez de dos cuando me lavé las manos?" Y así, mil preguntas y acusaciones. Hasta que en un momento la cabeza vuelve a enfriarse y te das cuenta que lo único que importa de esa red no es el principio sino lo que siguió; es hacer un esfuerzo para recordar los contactos estrechos de la última semana, para advertirles, para frenar el contagio.

DÍA 5: Miércoles 01/07

Otro día de Coronavirus, pero también un nuevo día con pocos síntomas. Hoy salí en el programa, solo un ratito porque todavía me canso rápido y porque apareció un nuevo síntoma: la tos. Hablé con mis colegas de lo difícil que es estar sola. O sea, soy una agradecida por no tener mayores complicaciones, por tener una cama abrigada, calefacción y el placer de una ducha caliente, pero nunca me llevé muy bien con la soledad; elegir pasar algunos momentos sola es una cosa, estarlo por obligación y transitando una enfermedad desconocida, es completamente distinto.

Cuando llegó la noche, los pocos síntomas pasaron a ser historia. Fue una noche dura. No me podía dormir. Después de un día de excitación total parece que el COVID dijo: "Holaaa. Acá estoy" Quizás fue la alegría de sentirme bien la que me hizo hacer millones de cosas en casa como si nada en mí estuviera ocurriendo y así la noche me jugó una mala pasada. Algo así como ir a 100 km/hr en la ruta y cuando querés parar metés freno de mano. Parecido a estar en el Cilindro ganando uno a cero y que te claven en el último minuto. Esa sensación. Pesadumbre, ganas de llorar, ganas de reposar. Me pesa el cuerpo, me pesan las piernas, me pesa el COVID. Así siento el cuerpo esta noche. Pesado. Y mientras tanto, todo se traslada a la cabeza y de nuevo la angustia. Una montaña rusa de sensaciones. Altibajos: risa y llanto. No me puedo dormir y pensé en tomar un té, pero dadas las circunstancias… siento que la cocina me queda muy lejos.  Respiro y me digo: A la mañana siempre estás mejor.

Existe una vida A.C y ya existirá otra D.C, mientras tanto, les cuento mi experiencia C. C

DIA 6: jueves 2/7 Protocolo amigxs activado

Querido diario, efectivamente amanecí bien. Con el correr de los días me di cuenta que el verdadero protocolo que se activa es el de lxs amigx. Esas personas que te quieren y que salen a la cancha con todo; en cuestión de segundos, y aún cuando no conocían el resultado de mi hisopado, ya se estaban repartiendo mis tareas, por las dudas.

Amigxs incondicionales que hicieron un grupo paralelo en el que no estás para no sumarte problemas e intentar resolverte la vida en este momento en el que vos no podés con vos misma. De este grupo particular comienzan a salir distintos personajes: el que fue a la ferretería a hacer una copia de tus llaves, el que te hace las compras digitalmente, el que piensa qué cosas puede traerte a tu casa para que sobrevivas el aburrimiento de estar sola y encerrada y también está el que te quiere traer birra y vino en vez de sopita y agua natural.

Desde acá, es hermoso ver cómo la gente que te quiere se preocupa por ayudarte, pero también desespera y perturba el verdadero problema con todo esto: Recibir ayuda con COVID y siendo incapaz de tener contacto con cualquier ser humano, es UN VERDADERO QUILOMBO. Triste, pero real. Para poder recibir un tupper de Lemon Pie tuve que enviar un e-mail al consorcio, con copia a todxs lxs vecinxs para ver si alguno podía bajar a abrir la puerta y acercarme el regalo al felpudo de la entrada de mi hogar ¿Cómo termina esta historia?, quiero mucho agradecerle al vecino y no tengo nada para convidar, ergo le doy el lemon pie así que @manufernandezymayan, no sé si estaba rico pero mi vecino estaba chocho.

Día 7 (Semana Cumplida)

Querido diario, amanecí muy bien, parece que bajar un par de cambios y tomarme en serio los descansos funcionó (gracias Mami por los consejos). La noche de anoche fue tranquila, después de hablar un rato en el noti de la noche, cené algo y pude dormir sin presentar síntomas. El día de hoy transcurrió muy bien, salí en el noti ticktockeando y recibí muchos videitos de mis chinitos por los cuales estoy muy agradecida. Después de pagar las cuentas y poner en orden la casa, me tomé el día para mí. Además, recibí mimos de mis amigas, que me cocinaron comida casera y calentita y me lo alcanzaron; para cerrar un postrecito que me regalaron mi hermana, mi cuñado y mis sobrinas. ¡Son maravillosas! Qué equipazo que tengo alrededor.

Llegó el fin de semana y voy a mirar algo en la cama ¿Qué me recomiendan? Cuéntenme abajo, les leo.

Existe una vida A.C y ya existirá otra D.C, mientras tanto, les cuento mi experiencia C. C.

Ver esta publicación en Instagram

Día 7 (Semana Cumplida) Querido diario, amanecí muy bien, parece que bajar un par de cambios y tomarme en serio los descansos funcionó (gracias Mami por los consejos). La noche de anoche fue tranquila, después de hablar un rato con @telefenoticias 😍, cené algo y pude dormir sin presentar síntomas 😃. El día de hoy transcurrió muy bien, salí en el noti ticktockeando y recibí muchos videitos de mis chinitos por los cuales estoy muy agradecida🙌. Después de pagar las cuentas y poner en orden la casa, me tomé el día para mí. Además , recibí mimos de mis amigas, comida calentita casera que me cocinaron y en ratito les voy a mostrar 🤤 y para cerrar un postrecito de Rapanui que me regalaron mi hermana , mi cuñado y mis bellas sobrinas. ¡Son maravillosas! Qué equipazo que tengo alrededor, por favor !!! Llegó el fin de semana y voy a mirar algo en la cama ¿Qué me recomiendan? Cuéntenme abajo, les leo. Existe una vida A.C y ya existirá otra D.C, mientras tanto, les cuento mi experiencia C. C

Una publicación compartida de Josefina Ansa (@chinitaansa) el

 

La China también habló este viernes con Cristina Pérez y Rodolfo Barili desde su casa para contarnos, en esta primera semana con Covid-19, cómo esta llevando este momento:

 

 

Comentarios